Los factores de nitidez en fotografía

Por Marcos Ros-Martín

Una de las cuestiones que más me preocupan como aficionado es conseguir la mayor nitidez posible en mis fotografías. Por supuesto que las fotografías sin nitidez, movidas o trepidadas, también pueden ser buenas tomas dependiendo de la escena; sin embargo a la hora de disparar debemos considerar una serie de factores que bien pueden afectar el producto final que obtengamos y, por ende, de lo que queramos transmitir con ellas.

Quiero recalcar que aunque los factores que vamos a detallar a continuación dependen de la máquina y de las características que disponga y configuremos, debemos tener presente que cómo cojamos la cámara a la hora de disparar también va a ser un factor determinante a la hora de obtener una fotografía nítida y evitar la trepidación. Aunque hay fotógrafos que pueden disparar con una velocidad de obturación de 1/8 y conseguir buenos resultados, es aconsejable mantener la estabilidad de la cámara utilizando otros puntos de apoyo ya sea con nuestro propio cuerpo o con elementos externos como muros o el propio suelo. Una vez señalado esto, la nitidez en las fotografías dependen:

  1. ISO (Escala de sensibilidad fotográfica) que hace referencia a la cantidad de luz necesaria para que una película fotográfica emulsione (En las analógicas, claro, aunque el concepto se ha trasladado a las digitales). A menores valores ISO (64 o 100) mayor nitidez, mientras que según van subiendo los valores ISO (200-400) en las películas fotográficas aparece más grano y en el caso de las digitales más ruido.
  2. Apertura del diafragma. Cuanto más cerrado está el diafragma (Valores f más grandes), mayor nitidez se obtiene a la hora de disparar. Esto es debido a que a menor apertura de diafragma más tiempo tiene que estar abierto el obturador para dejar pasar la luz, con ello se obtiene una mayor profundidad de campo y por lo tanto las imágenes son más nítidas. Sin embargo,  en las cámaras digitales, los objetivos tienen un umbral en el que la nitidez decrece. Es decir, que aunque cerremos más el diafragma no obtendremos imágenes más nítidas, si no que el resultado variará dependiendo de la lente. El rango óptimo de los objetivos para una mejor nitidez se sitúa en los valores entre f8-f11, por lo que deberemos ir probando cuál es el mejor para los objetivos que dispongamos.
  3. Distancia focal y velocidad de disparo. Por otro lado, y aquí ya entramos en la trepidación, no se debe subir la velocidad de obturación por la inversa de lo que estamos disparando si queremos obtener la máxima nitidez posible. Es decir, si estamos disparando con una distancia focal de 30mm, no deberíamos subir la velocidad de obturación del 1/30 y si disparamos a una distancia focal de 100mm, no deberíamos subir en el disparo de 1/100. Obviamente, nos encontraremos en situaciones que esto será imposible de llevar a cabo, pero nunca debemos aumentar la ISO porque los resultados serán más pobres.
  4. El sensor. La calidad del sensor, la gradación tonal o rango dinámico que son capaces de procesar, también es uno de los factores a tener en cuenta. Las cámara que cuentan con un sensor Full Frame (FF) obtienen mejores resultados en cuanto a la nitidez de las imágenes al tener menores niveles de ruido, sin embargo su precio es en ocasiones prohibitivo para la mayoría de los bolsillos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *